Niña Calavera: un viaje por Chile en compañía de magia y preguntas existenciales

La historia de Filipa parte así:

Tras haber acompañado a su padre a una expedición arqueológica, encuentra una piedra preciosa perteneciente a otra civilización. La piedra posee algo particular que hace que se sienta fascinada tan solo observándola. Sin embargo, la magia de esta piedra es antigua y desconocida, transportando a Filipa al mundo de los muertos, donde conoce al pequeño Sebastián, un niño que parece estar atrapado en el limbo y además… ¡Filipa pierde su cara! Para volver a recuperarla deberá aventurarse a explorar lugares remotos de Chile en busca de pistas, y ambos aprenderán que tienen heridas de las que desean no hablar mucho.

Niña Calavera de Patricio Urzúa es un delicado y potente middle-grade, es decir, un tipo de literatura enfocada a niños y niñas de 8 a 12 años, pero que también generan curiosidad en adultos. Son novelas rápidas y ágiles cuyos mensajes suelen aportar una lección en los lectores, y es que precisamente eso es lo que ocurre en este libro, ya que a través de 189 páginas logramos conectar con los sentimientos de nuestra protagonista, sus inseguridades, miedos y anhelos. No tiene cara y eso hace que su identidad –o lo que ella entiende como identidad- se vea completamente alterada.

Si bien es una historia de aventuras, cada personaje incidental en el viaje de Filipa y Sebastián logra aportar mensajes que se trasladan del papel al corazón de la persona que está leyendo, haciendo especial énfasis en mensajes sobre el tiempo, la muerte y la vida

“Hay momentos que cambian la vida para siempre. Un minuto, o un segundo, quizá, que define cómo va a ser el resto de la existencia de alguien. Un umbral que se cruza una sola vez para no volver atrás, jamás”

Algo que vale completamente destacar es que los portadores de dichos mensajes son más ni nada menos que criaturas míticas del folclor chileno. Entre ellas encontramos al Pillán, Camahueto, la momia chinchorro, entre otros. Es una buena forma de reconectar con la magia de nuestra tierra, la cual muchas veces dejamos de lado al momento de crecer.

Entendiendo la muerte como un todo

Un tema presente a lo largo de Niña Calavera es la muerte, retratado mediante el personaje de Sebastián, un niño que se encuentra en coma inducido tras un accidente, y que sin embargo parece no estar del todo listo para atravesar el río junto a las demás almas. Él es consciente sobre los asuntos pendientes que lo anclan aún a ciertos aspectos de la vida terrenal, y es interesante ver cómo a través de pequeños gestos o palabras influye tanto en la misión de Filipa y en nuestros corazones.

Hay veces en las cuales niños y niños comienzan con preguntas más existenciales, y que pueden ser difíciles de abordar. Niña Calavera puede aportar con un buen y profundo momento de reflexión familiar en torno a temáticas como la vida y la muerte. Más aún cuando es una historia acompañada de evocadoras ilustraciones como las que hizo Rebeca Peña para este libro, donde cada detalle de Filipa y Sebastián está pensado de manera exquisita; desde la ropa de nuestra protagonista hasta el pijama del dulce niño que se encuentra en coma.

Por Catalina Fernández. Instagram @lecturalis.cl

Niña Calavera, de Patricio Urzúa, está disponible en nuestra tienda virtual y librerías del país.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Deja un comentario